Corea del Norte: ¿el final de la era bélica?

Por la busqueda de la paz entre Corea del Norte y Corea del Sur

El pasado 8 de marzo el mundo se sorprendió al enterarse que Kim Jong-un estaba dispuesto a reunirse con Donald Trump. ¿Qué papeles cumplieron los presidentes de Corea del Sur y China? Las tensiones en la zona y una promesa de paz.

Por la busqueda de la paz entre Corea del Norte y Corea del Sur
Por la busqueda de la paz en la península coreana.

Cuando los emisarios de Corea del Sur ingresaron en la Casa Blanca, nadie pensó que llevaban una posible solución a la escalada bélica de sus vecinos del norte. A través de una carta, el líder norcoreano, Kim Jong-un, invitaba a Donald Trump a reunirse con él. El presidente estadounidense aceptó dicha invitación y desde entonces las noticias se suceden tan rápido como los misiles de Kim.

Pero para comprender un poco más sobre esta cumbre bilateral, que se realizaría a principios de junio o antes, según palabras de Trump, no basta con leer los tuits del presidente de los Estados Unidos. En todo caso, es recomendable analizar las posturas e influencias de los distintos países del extremo oriente de Asia: China, Corea del Sur, Corea del Norte, y Japón.

China: el tutor de Corea del Norte

Desde mucho antes de la división de la península, las relaciones entre el gigante asiático y Corea siempre han sido fluidas. Después, con el establecimiento de una república socialista al norte y una capitalista al sur, la relación con Corea del Norte se afianzó aún más.

Un ejemplo de esto es la demora del gobierno del presidente Xi Jinping en aplicar las sanciones económicas que le impusieron  EE. UU. y Las Naciones Unidas al país norcoreano. De hecho, cuando las aplicó fueron bastante menos duras que las que pedía Trump.

Xi Jinping en reyunión con el presidente Indio, en 2016. El tutor de orea del Norte
Xi Jinping, el lider carismático que busca posicionar a China como la potencia mundial por excelencia.

Sergio Cesarin, coordinador del Centro de Estudios sobre Asia del Pacífico e India de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, explicó que “China ocupa y seguirá ocupando un rol determinante en la región.”

Tanto es así que a finales de marzo, en una acción que sorprendió a propios y a extraños, el dictador norcoreano viajó a Beijing y se reunió con Xi Jinping. “Corea del Norte no realiza prácticamente ningún movimiento sino es con el visto bueno o no de China”, afirmó Cesarín.

Corea del Sur: Moon Jae-In y la nueva Sunshine Policy

El próximo viernes 27, los líderes de las dos Coreas se reunirán en la Casa de la Paz de Panmunjon, la zona desmilitarizada que se ubica en la frontera. Este freno a la escalada bélica no se debió sólo a las presiones económicas de Estados Unidos y la ONU, sino a la asunción de Moon Jae-in en Corea del Sur en mayo del año pasado.

Moon Jae-In, el lider surcorearon que busca el fin de la escalada bélica con Corea del Norte
Moon Jae-In, el lider surcorearon que busca el fin de la escalada bélica.

Maya Alvisa, licenciada en Estudios Orientales con especialización en Extremo Oriente, aclaró que Moon “se dio cuenta que este nivel de tensión entre las dos coreas estaba beneficiando a otros y no a Corea. Estaba beneficiando directamente a los Estados Unidos, en definitiva.” Y es que la península coreana es uno de los puntos importantes en la lucha de poder entre Estados Unidos y China.

Por esto, Moon pretende volver a tener un diálogo fluido con el norte. Tal es así, que el pasado fin de semana se habilitó la línea telefónica directa entre los dos líderes coreanos.

Este diálogo ya existió a principios de milenio, cuando Kim Jong-il presidía en el norte y Kim Dae-jung hacía lo propio en el sur. Fue este último quien llevó adelante lo que se conoció como Sunshine Policy (“La política del sol”), a través de la cual logró la primera cumbre intercoreana en el 2000. Esto le valió a Kim Dae-jung el Premio Nobel de La paz en ese año.

De vuelta en la actualidad, Moon espera que la cumbre afiance aún más la relación con Kim Jong-un. De esta manera se podrá avanzar en la búsqueda de algo tan anhelado como impensado hasta hace unos meses: paz en la península.

Japón y la alineación con EE.UU.

La semana pasada el presidente japonés, Shinzo Abe, se reunió con Donald Trump en su casa de Florida, Estados Unidos. Durante los dos días que duró la cumbre los temas principales fueron los aranceles al acero y el aluminio y, por supuesto, Corea del Norte.

Donald Trump, Melania Trump y Shinzo Abe durante la visita del mandatario japones en febrero de 2017. Buscan la paz con Corea del Norte
Donald Trump y Shinzo Abe, junto a sus esposas, durante la visita del mandatario japones en febrero de 2017

Al final de las reuniones, Abe reafirmó la cooperación de Japón en el problema con Corea del Norte. Sin embargo, es complicado para el gobierno nipón tomar una postura similar a la de China o Corea del Sur: Kim Jong-un ha demostrado su poderío bélico con misiles que sobrevolaron suelo japonés.

Esto se suma a la situación de ciudadanos japoneses secuestrados por el régimen de Kim. De esta manera se explica el fuerte respaldo a las medidas económicas que Trump y la ONU le han impuesto a Corea del Norte.

No obstante, Abe aceptó que hubo un cambio en el comportamiento del gobierno norcoreano en los últimos meses. Aunque él se lo atribuye principalmente a la “convicción inquebrantable de Donald”, y no a lo hecho por Corea del Sur y China.

Más allá de las diferencias en materia de política exterior ya mencionadas, en lo económico la situación entre los vecinos asiáticos es distinta: Japón es el principal mercado de China y existen fluidas relaciones con Corea del Sur. A pesar de esto, el gobierno nipón no forma parte de “La Nueva Ruta de la seda”, el megaproyecto impulsado por Xi Jinping en 2013.

Esto llevó a que Abe buscará incorporarse a otros mercados, además del estadounidense y el chino. Por eso, en marzo de este año Japón firmó el Acuerdo Transpacífico, aunque esta vez fue Trump quien dio marcha atrás y no se sumó. Este tratado de libre comercio involucra a otros 10 países de Asia y América.

Corea del Norte: ¿amenaza nuclear o estratega político?

El sábado pasado, occidente amaneció con una sorprendente noticia proveniente de la península: “A partir del 21 de abril, Corea del Norte detendrá los ensayos nucleares y los lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales”, informó la agencia de noticias norcoreana, KCNA.

Kim Jong-un, el lider de Corea del Norte que busca la paz con Estados Unidos y Donald Trump
Kim Jong-un, el dictador norcoreano busca la desnuclearización de la península.

El comunicado además anunció el cierre del centro de prueba nucleares más grande del régimen. De esta manera, Kim Jong-un prepara el terreno para la cumbre con su par del sur, que se producirá el próximo viernes.

Pero esta no es la primera demostración de apertura al dialogo de Kim. Desde los Juegos Olímpicos de invierno de este año, Corea del Norte ha dado pasos en pos de la paz. Pero, ¿cuál era el objetivo del joven líder?

“Algunos autores plantean –explicó Alvisa- que lo que hizo Kim Jong-un fue presionar y jugar fuerte con la escalada bélica para lograr los objetivos políticos que tiene en la región: volver a reincorporar de alguna manera a Corea del Norte al contexto regional, y evitar el avance de EE.UU. y Corea del Sur. Sobre todo de Estados Unidos”.

Por eso, en cuanto tuvo la oportunidad de abrir el diálogo –la invitación a los JJ. OO.- aceptó de inmediato. Tiempo después se produjo el viaje de Kim a Shangai, en donde el líder confirmó su deseo de lograr la desnuclearización de la península.

No obstante, la Licenciada Alvisa propone otra lectura de ese viaje secreto: “Pareciera que Kim además quiere empezar a tomar algunas de las medidas de liberalización de la economía que tomo en su momento China, después también Vietnam, y que les ha permitido un crecimiento muy grande de su economía. Algo en lo que su padre, Kim Jong-il, estuvo siempre en desacuerdo y nunca quiso tomar.”

En este marco, pareciera que el joven dictador que se divertía al ver sus misiles surcar los cielos, se estuviera convirtiendo en un estratega político digno de estudiarse.

La reunión con Trump

Trump se reune con Kim Jong-un, lider de Corea del Norte, el proximo junio
El presidente Donald Trump ha dicho que la reunión con Kim Jong-un se producirá en el mes de junio.

Aún falta algo más de un mes para la reunión entre los dos líderes que amenazaron con una escalada nuclear. Y aunque parece que todo está encaminado para que se produzca, Trump ya ha declarado que no tendrá problemas en dejar la cumbre si no ve reales intenciones de paz de parte de Kim Jong-un.

En principio, la reunión que se llevará a cabo el próximo viernes funcionará de termómetro para saber cuáles son los objetivos de Corea del Norte. Aunque también resta saber si Estados Unidos está realmente interesado en que disminuya la tensión en la península coreana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *